sábado, 11 de junio de 2011

Un conflicto regional por el agua

http://www.redpublica.com.mx/inicio/wp-content/uploads/2011/04/VERACRUZ-REFORZARA-SEGURIDAD-EN-EL-NORTE-CON-INSTALACION-DE-BASE-MILITAR-JAVIER-DUARTE-redpublica.com_.mx_1.jpg

El cambio climático y la depredación ambiental sincronizan una serie de problemas que afecta ya a las grandes conurbaciones del estado de Veracruz, principalmente con escasez de agua y la poca disponibilidad de nuevos afluentes de los cuales echar mano.

Nadie hizo caso de aquellas prédicas ecologistas, señaladas en su tiempo como catastrofistas, que advertían de la imponderable necesidad de cuidar el agua, un recurso afortunadametne renovable pero cuya disposición no se puede incrementar mágicamente: la disponibilidad del líquido es limitada y el planeta sólo cuenta con la reserva actual, contaminada y cada vez más escasa debido al aumento de la población y a su uso agroindustrial y en otras actividades humanas.

Es así como en últimas fechas se han planteado soluciones radicales al problema, en el caso de la sedienta capital y sus municipios conurbados, la construcción de grandes presas aprovechando los cursos próximos a estas comunidades y de paso, generar energía eléctrica por medio de plantas hidroeléctricas.

Sin embargo, de suyo esta idea ofrece más problemas que soluciones, en principio porque dejan –las presas y las hidroeléctricas– graves daños a la ecología y a las comunidades próximas. La organización no gubernamental Greenpeace ha revelado que existe la intención del gobierno federal por optar por las llamadas fuentes limpias de generación de energía. En el caso de la entidad veracruzana existen proyectos sobre la cuenca alta del río Los Pescados, en los municipios de Cosautlán y Jalcomulco, así como las programadas sierras de Zongolica y Altotonga.

La Jornada Veracruz ha dado cuenta de la inconformidad ciudadana denunciada por habitantes de las localidades ubicadas cerca del río de Los Pescados que, por su ubicación dentro de la zona más poblada de la entidad, es el primer objetivo de ese programa auspiciado por la Comisión Federal de Electricidad con el nombre de Sistema Hidroeléctrico Pescados. Éste considera la construcción de seis represas de diversos tamaños, abarcando un espectro regional a todo lo largo del cauce desde la zona montañosa de Teocelo y Barranca Grande hasta Jalcomulco.

Igual sucedió con las expresiones de rechazo en la sierra de Zongolica donde los habitantes temen las mismas afectaciones ambientales pero, adicionalmente, resaltan que no recibirán ningún beneficio, como podría ser la disminución de las tarifas por el pago del servicio de energía eléctrica.

Por lo que respecta a la ciudad de Xalapa y al añejo conflicto por el agua con comunidades asentadas en el vecino estado de Puebla, desde donde se trae más de la mitad del consumo que requieren sus habitantes, el municipio de Perote también amenaza con abrir un nuevo frente de conflicto pues, de acuerdo con el alcalde Juan Manuel Velázquez Yunes, la capital del estado extrae de ese ayuntamiento vecino una parte importante de sus requerimientos y, en contrasentido, más de 20 por ciento de los peroteños carecen del vital líquido en sus hogares.

Como sea, el asunto ha ido escalando en su complejidad en los años recientes y no se ve una salida próxima, a menos que las autoridades actúen en conjunto y activen una estrategia regional alejada de protagonismos e intereses políticos.

Editorial

No hay comentarios:

Pepe Cadena y el pozo de la corrupcion

rateros van y vienen, pero Pepe armó bien su equipo de los 40 ladrones. pocos días le fa lt an, pero estos abigeos del erario no quieren de...