martes, 5 de julio de 2011

López Esquer

http://www.notiver.com.mx/thumbnail.php?file=SE_FUE_MATUTE_394827557.jpg&size=article_medium

Quizá las circunstancias actuales no eran las más propicias para retirarse de la Secretaría de Seguridad Pública del estado, pero el general Sergio López Esquer decidió este domingo 3 no prolongar más su estancia en tan importante cargo del gabinete estatal, donde había sido ratificado por el gobernador Javier Duarte de Ochoa el 1° de diciembre de 2010.
No faltarán seguramente quienes intenten atribuir las causas de su salida a los hechos violentos ocurridos cuatro días atrás en la zona del puerto de Veracruz, que dieron pie a una serie de absurdos rumores que involucraban directamente a López Esquer en un supuesto “atentado”, desde que habría sido “levantado” por sicarios del crimen organizado hasta que habrían baleado su domicilio particular en un fraccionamiento aledaño al Conchal, en los límites de Boca del Río y el municipio de Alvarado. Pero lo cierto es que la tarde de ese jueves 30 de junio, el aún titular de la SSP del estado había viajado por una aerolínea comercial a la ciudad de México, donde al día siguiente acompañaría al gobernador Duarte a una reunión sobre seguridad nacional con el presidente Felipe Calderón.
Ahí, se supone, el general López Esquer le habría reiterado al mandatario veracruzano su decisión de no postergar más la entrega de su cargo.

El momento, obviamente, no era el más indicado por la serie de especulaciones que podría desatar su sorpresiva salida. Pero en esa área tan complicada no podía esperarse una mejor circunstancia para dimitir porque tal vez nunca se daría.
Cuando a finales de noviembre de 2010 le confirmaron que continuaría como titular de la SSP en la administración del gobernador Duarte, el general López Esquer siempre tuvo claro que su permanencia no sería para todo el sexenio. Sabía, por ejemplo, de dónde venía su recomendación y, por consiguiente, entendía que por lo mucho se quedaría hasta después de julio de 2012 o antes.

La suya es una baja sensible en el gabinete duartista debido a que el titular del Poder Ejecutivo del estado ha procurado establecer una estrecha coordinación con las fuerzas armadas en acciones de seguridad.
Y aunque su compadrazgo no es formal o de grado, pero entre López Esquer y el general secretario de la Defensa Nacional, Guillermo Galván Galván, existe una entrañable amistad desde que ambos coincidieron en el Colegio Militar, hace cincuenta años.
Precisamente, antes de aceptar la invitación del gobernador Fidel Herrera Beltrán para asumir la titularidad de la SSP en Veracruz, en junio de 2008, el último cargo que desempeñó en la Sedena al lado del general Galván fue el de Inspector y Contralor General del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos y Titular del Órgano Interno de Control, que había asumido en enero de 2007.
López Esquer es nativo de Irapuato, Guanajuato, pero desde hace 11 años ha estado vinculado a Veracruz. Y es que primero fue comandante de la 26 Zona Militar, del 1° de abril de 2000 al 30 noviembre de ese mismo año, y luego estuvo al frente de la VI Región Militar, del 1° de junio de 2003 al 15 de enero de 2007; ambas misiones castrenses con asiento en territorio veracruzano.
Por ello, la noche de este domingo 3, al formalizar el anuncio de su salida, el gobernador Javier Duarte recordó que al inicio de su administración, cuando lo invitó como titular de esta dependencia, el general López Esquer le precisó que consideraba que ya había cumplido su encomienda, “pero que su compromiso con los veracruzanos era muy importante para él, y que aceptaba quedarse al frente hasta que se encontrara a la persona indicada que pudiese dar continuidad a todos los esfuerzos y tareas que se han realizado en materia de seguridad pública en Veracruz”.

El mandatario estatal lo elogió públicamente al calificarlo como “un hombre de honor, valiente, comprometido con las mejores causas de México y de Veracruz (…) y quien siempre demostró capacidad, liderazgo y eficacia en el cumplimiento de la responsabilidad de velar por todos nosotros”. Como encargado de la SSP queda el subsecretario Arturo Bermúdez Zurita, a quien Duarte instruyó “a trabajar con la misma lealtad, valentía y profesionalismo como lo hiciera el general Sergio López Esquer”.
Bermúdez Zurita, ex miembro del Estado Mayor Presidencial, llegó a Veracruz en el sexenio del gobernador Miguel Alemán Velazco (1998-2004). Fue secretario particular de Sergio Maya Alemán, subsecretario de Administración y Finanzas. Ahí se vinculó con Duarte de Ochoa, quien al inicio del régimen fidelista sustituyó en dicha Subsecretaría de la Sefiplan al sobrino de Alemán. Por su eficacia y discreción, Bermúdez se convirtió en uno de los colaboradores más cercanos y de mayor confianza del actual mandatario veracruzano.

Tanto, que en 2009 fue su principal operador político y financiero en su proyecto como candidato a diputado federal por el distrito electoral de Córdoba; candidatura previa a su nominación para el gobierno de la entidad. Y en la sucesión estatal de 2010 fue el responsable de la seguridad personal de Duarte y su familia, misión que cumplió impecablemente desde el Consejo Estatal de Seguridad Pública y el C-4. Por eso, también, Duarte de Ochoa expresó que Bermúdez Zurita ha demostrado capacidad para dar resultados y compromiso total en el cumplimiento de la tarea de proteger a los ciudadanos, y que ha pasado todos los exámenes de confianza aplicados por el Sistema Nacional de Seguridad, por lo que afirmó tener la certeza de que “la seguridad de Veracruz y de los veracruzanos queda en buenas manos”.El gobernador despidió al general López Esquer por la puerta grande, al ponderar su trabajo, valentía y esfuerzo en el servicio a los veracruzanos. “Hoy –le dijo a su ex colaborador–, México y Veracruz requieren de hombres de su estatura moral y profesional, estoy cierto que usted seguirá siendo un gran aliado de nuestro estado”.Y enfático le expresó que “la palabra gracias no es suficiente para reflejar el enorme agradecimiento, y respeto que como veracruzano y como gobernador siento por usted”. “Yo, mejor que nadie, sé de sus preocupaciones y acciones siempre en favor de la tranquilidad de Veracruz, las conozco y reconozco en todo lo que valen. Agradezco todos los servicios prestados a la sociedad veracruzana”, le externó emocionado Duarte de Ochoa, quien en los días más aciagos, de incertidumbre por el prolongado conflicto pos-electoral que en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación se dirimió hasta finales de octubre de 2010, encontró en López Esquer un excelente puente con el general secretario de la Defensa Nacional, quien desde tres meses antes del fallo del TEPJF recibió y reconoció al ex candidato priista como el legítimo ganador de las apretadas elecciones del año pasado, tal como lo había hecho también el presidente Calderón al conocerse el resolutivo del Tribunal Electoral del estado.

No hay comentarios:

Pepe Cadena y el pozo de la corrupcion

rateros van y vienen, pero Pepe armó bien su equipo de los 40 ladrones. pocos días le fa lt an, pero estos abigeos del erario no quieren de...