sábado, 13 de agosto de 2011

En un morir de ríos


El río Xingu, en Brasil Foto: Renata S. Pinheiro

Centroamérica

MUEREN LOS RÍOS de Mesoamérica, ha dicho Eliseo Vargas, líder del pueblo naso, sobre la muerte del río Changuinola en Panamá, tras el descenso del 60 por ciento de su caudal, como consecuencia del cierre de compuertas de la represa Chan 75, una señal de la muerte que espera a los ríos más caudalosos del istmo centroamericano.

A pesar de la existencia de medidas cautelares emitidas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en junio del 2009, la empresa estadounidense AES continuó con la construcción de la cortina y los desalojos del pueblo ngöbes, sin tener en consideración la muerte del río Changuinola y los más de cinco mil indígenas afectados.

Desafortunadamente, parece ser que el mismo destino de los ngöbes será el del pueblo tawahka, que nunca fue consultado sobre la construcción de las represas en el río Patuca, en Honduras, y en un futuro cercano se encontrará aislado, ante la pérdida de caudal que sufrirá el río, con la construcción de una cortina en Piedras Amarillas, en Olancho, la cual se inició el pasado 16 de mayo.

El Patuca en los últimos años ha sufrido de una enorme deforestación, especialmente en sus cabeceras, con un impresionante declive del caudal, que prácticamente lo hace innavegable en algunos recodos. Al mismo tiempo, los humedales costeros se verán afectados por un proceso de salinización, que tendrá severas consecuencias para la cadena de lagunas y esteros de la Moskitia.

El auge de la construcción de represas hidroeléctricas en Centroamérica es parte del Plan Puebla Panamá —rebautizado Proyecto Mesoamericano— y relanzado en el Encuentro Ministerial sobre Energía y Clima, efectuado en Washington en abril de 2010, reunión donde se planteó la nueva matriz de producción energética para el continente.

Con el pretexto de frenar el cambio climático, se ha dado prioridad a supuestas formas de producción de “energía limpia”, para frenar el abuso de los combustibles fósiles. Sin embargo, las represas hidroeléctricas son parte de las falsas soluciones al cambio climático que vienen planteando tanto organismos financieros internacionales como los gobiernos de países industrializados.

En el caso de la represa que ya se comenzó a construir en Piedras Amarillas, conocida como Patuca III, es la compañía china Sinihydro la encargada de realizar la obra de infraestructura, siendo está la misma empresa que construyó la megarepresa de las Tres Gargantas en China.

Que el gobierno chino reconozca los enormes problemas de contaminación y las fallas geológicas existentes, incluyendo un 1.4 millones de desplazados que no han sido reubicados, como consecuencias de la hidroeléctrica de las Tres Gargantas, denota la irresponsabilidad de Sinohydro y los múltiples problemas que acechan al pueblo tawahka y otros pueblos que habitan la Moskitia hondureña.

La posterior construcción de las hidroeléctricas Patuca I y Patuca II, conllevará a sumergir enormes extensiones de bosque tropical que paulatinamente serán fuente de emisiones de gas metano, 20 veces más contaminantes que el dióxido de carbono. La nueva matriz energética promovida por el gobierno de Obama y Clinton promueve las falsas soluciones al cambio climático, sin que realmente se tomen las previsiones necesarias para frenar el despilfarro energético o se promuevan otras formas de aprovechamiento hidroenergético que salvaguarden los ríos.

La reprochable posición asumida por el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, en relación a la construcción de una presa en el río Xingu, Brasil, señala la visión obsoleta de muchos de los políticos latinoamericanos que, enfrascados en un concepto obsoleto de desarrollo, persisten en la destrucción de los ríos como una opción para evitar el uso de combustibles fósiles y hacer frente al cambio climático, el mayor reto que confronta actualmente la humanidad.

Desde los tawahkas, pasando por los ngöbes, naso, terraba, ixiles, chortis, los pueblos indígenas de Mesoamérica sufren de una ofensiva de parte de los Estados-nación que deniegan el derecho a la consulta y de paso irrespetan las medidas cautelares emitidas por el sistema interamericano de justicia.

Organización Fraternal Negra Hondureña (Ofraneh)


No hay comentarios:

Pepe Cadena y el pozo de la corrupcion

rateros van y vienen, pero Pepe armó bien su equipo de los 40 ladrones. pocos días le fa lt an, pero estos abigeos del erario no quieren de...