Estamos en twitter

Estamos en twitter
Twitter huapangueros

lunes, 24 de enero de 2011

En Veracruz, Son irregulares 132 municipios


Veracruz - VERACRUZ ocupa el cuarto lugar en marginación nacional; los municipios ‘piratas’ son un freno al desarrollo de las pequeñas poblaciones que conforman el cinturón de pobreza en el Estado..- Imagen del Golfo .
Reciben un presupuesto de 3 mil pesos por habitantes y tienen alta marginación social

El pueblo está desierto, todos están en el zócalo. Allí, mamparas del color del partido anuncian entrega de despensas. La gente, aglutinada, se sienta en el suelo bajo el sol, esperan al político. A la derecha del estrado, cuatro mujeres aguardan con folders en sus manos: contienen peticiones de láminas para los techos de sus casas.
En las afueras de la localidad Martha, de sesenta años, agarra fuerte de la mano a María Inés, su nieta, de catorce. Le hablan cuando el evento terminó y el político ya sale del pueblo. Él, solícito, pide a su chofer que frene la camioneta. Las escucha, su petición es la misma que las otras, pero les da vergüenza decirlo delante de todos.
Les dice que hablen con el agente municipal, que le digan que es de parte suya. Salen corriendo a la plaza con una sonrisa en la boca, tropezándose en el sendero. Temen, quizá, olvidarse del recado, o no alcanzar las láminas que les corresponden por derecho.
La Ley del Municipio Libre de Veracruz advierte en su artículo 6 que una localidad debe “contar con una población mayor de 25 mil habitantes” para poder conformar un ayuntamiento. En el estado, 132 municipios incumplen con esta condición. El 62.26% de la población veracruzana vive en ellos. El motivo: población dispersa, mayor facilidad para el desvío de los recursos, ciudadanos desorganizados, fáciles de manejar en una elección.
Landero y Coss, Aquila, Coetzala y Tuxtilla son los municipios con menor cantidad de población en el estado. Todos tienen menos de 2 mil 500 habitantes, una quinta parte de lo estipulado en la ley; aún sumando la población de los cuatro no llegan a 8 mil. En contraste, el promedio de presupuesto por habitante es el doble que Veracruz, Coatzacoalcos, Xalapa y Córdoba, los más poblados.
También incumplen los nuevos municipios. Los de reciente creación son Carlos A. Carrillo (1996), Tatahuicapan de Juárez (1997), Santiago Sochiapan (2003), Uxpanapa (1997) y San Rafael (2003). Sólo los dos últimos llenan el requisito mínimo de población.
Mientras los pequeños municipios promedian 3 mil 627 pesos anuales por habitante, los grandes sólo tienen mil 619 pesos anuales. En términos de combate a la pobreza y equidad fiscal esto sería lo ideal: fortalecer a los municipios más pobres y con menor actividad productiva para mejorar la calidad de vida de sus habitantes. La realidad es otra.
“Este presupuesto no se traduce en un alto nivel de vida, sino que la dispersión es utilizada para fines más electorales y de control político que de desarrollo regional”, opina Adolfo Sánchez Almanza, del Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (IIE-UNAM).
Según datos del Consejo Nacional de Población (CONAPO), los índices de rezago social y marginación de estos cuatro municipios más pequeños son “muy altos”. La pobreza alimentaria es una constante y el rezago patrimonial es “alto”. Ello a diferencia de las urbes estatales, que tienen muy bajos niveles de marginación.
Veracruz es el tercer lugar nacional en cantidad de población, después del Estado de México y el Distrito Federal. Tiene 7.6 millones de habitantes, según los resultados preliminares del Censo de Población y Vivienda 2010 del Inegi.
Sus pobladores son los mismos que la suma de los estados de Aguascalientes, Campeche, Colima, Nayarit, Quintana Roo, Tlaxcala y Zacatecas. Pero su desarrollo económico es menos de la mitad de éstos. Tan sólo Campeche, estado también petrolero que cuenta con menos de un millón de habitantes, ha tenido una producción de bienes y servicios superior a Veracruz en los últimos seis años consecutivos.
En calidad crediticia, las calificadoras Standard and Poors y Fitch Ratings colocan la entidad por debajo de todos los que suman su población, los cuales tienen entre A+ y BB+, con perspectiva económica estable. Por el contrario, Veracruz cayó en los últimos dos años hasta BBB en la escala mexicana, con perspectiva negativa, según Fitch Ratings, peor calificación crediticia en toda su historia.

Marginación conveniente

Veracruz es el cuarto estado con mayor índice de marginación en el país. Cerca en presupuesto y cantidad de población a la zona metropolitana de la Ciudad de México, mucha distancia lo separa en cuanto a ocupantes de viviendas sin agua entubada, viviendas con piso de tierra, población en localidades con menos de 5 mil habitantes y población ocupada con ingresos de hasta dos salarios mínimos.
También tiene un nivel de marginación mayor que todos los estados que suman el equivalente a su población. De cada diez veracruzanos, seis viven en municipios con marginación “alta” o “muy alta”. Sólo el 14% radica en ciudades con “baja” o “muy baja”.
Esto convierte al estado en uno de los “expulsores de ciudadanos hacia zonas turísticas o centros urbanos aún a gran distancia de su lugar de origen y hacia las zonas fronterizas” explica Carlos Anzaldo Gómez, director de Poblamiento y Desarrollo Regional Sustentable de CONAPO. La valoración de esta dirección es que las ciudades veracruzanas no han crecido en el último lustro, a excepción de Xalapa.
Un ejemplo visible de esta migración interna es el gran número de veracruzanos que se han asentado en los estados de Chihuahua y Baja California y que conforman “una de las diez migraciones internas más importantes del país” según el especialista.
El índice de marginación se calcula con un promedio del acceso ciudadano a nueve indicadores de servicios básicos, como el grado de alfabetización, la primaria terminada, contar con drenaje y servicio sanitario en sus viviendas, disponer de energía eléctrica, etc.
A consideración de Anzaldo Gómez, a mayor urbanización existe un menor índice de marginación. Todos los municipios veracruzanos con mayor índice de marginación están en zonas serranas. Con un nivel “muy alto” de carencias, coinciden con los menores presupuestos por habitante, de acuerdo con la Ley de Egresos para el ejercicio fiscal 2011.
Al contrario de la política de “impulso a las zonas marginadas” que se ha anunciado desde el gobierno, ninguno de estos asentamientos supera los mil pesos anuales por habitante para reducir sus niveles de pobreza. Para ello, deben administrarse con presupuestos per cápita de 882 pesos en Mixtla de Altamirano, 622 en Tehuipango, 642 en Ilamatlán, 946 en Zozocolco de Hidalgo y 942 en Atlahuilco.
Con respecto al argumento de que “un estado grande es más difícil de administrar y por ende hay mayor marginación” Anzaldo Gómez, quien es especialista en desarrollo regional, considera esta afirmación errónea. “No hay una relación entre el tamaño de un territorio y la aplicación de los recursos”.

Paternalismo electoral

Adolfo Sánchez Almanza, Doctor en Ciencias Políticas y Sociales, quien funge como investigador de la Unidad de Investigación en Economía Urbana y Regional del IIE-UNAM, cree correcto que el presupuesto per cápita sea mayor en los municipios más pequeños, ya que “se están enfrentando a condiciones históricas de empobrecimiento”.
Considera que las aportaciones etiquetadas, como las del ramo 033, no son cuestionables en su principio legal, pero “hay que diferenciar las condiciones estructurales con el uso político”.
Es así que este presupuesto, pensado en compensar la inequidad entre las zonas rurales y urbanas, el menor acceso a servicios públicos de estas comunidades, se pervierte. Debido al proceso disperso de asentamientos humanos, sobre todo en el centro y sur de la entidad, hay localidades con difícil acceso, muy poca integración física o funcional y, por ende, menor posibilidad de que le lleguen servicios a menores costos.
Sobre la existencia de municipios “piratas”, observa que es un problema que existe en varios estados. En algunos de ellos, como Tlaxcala, se ha buscado la mejor resolución de problemas en las zonas y la mayor representatividad de sus pobladores. En otros, incluido Veracruz, se busca atomizar la población y disminuir su capacidad de organización social.
Es así que a mayor cantidad de ayuntamientos, más costos de salarios y gasto corriente de infraestructura municipal, así como menor posibilidad de que los gobernantes estén preparados para los puestos y tengan un perfil adecuado. “Los municipios pequeños tienen equipos de trabajo poco capacitados, con menores recursos para laborar, son más vulnerables ante el crimen organizado, sus estructuras de policía y seguridad son débiles”.
Considera que al gobierno le beneficia una ciudadanía dividida donde es más fácil tener clientela política. “Se manipula la pobreza con despensas o ayudas, el agravante es que la gente cae en esa corrupción. Lo que debe ser un derecho social se vuelve una dádiva que se convierte en voto”, valora. Cree que se debe pasar de programas discrecionales a programas a partir del enfoque de derechos.

Integración regional necesaria
Ninguno de los dos expertos consultados ve en el gobierno veracruzano intenciones de un reordenamiento regional. En opinión del profesor de la UNAM, “En Veracruz no veo un esfuerzo por aplicar política de derecho universal, al gobierno no le convienen programas integrales de desarrollo regional, serían encaminados a erradicar en serio la pobreza”.
El artículo 7 de la Ley del Municipio Libre especifica que “cuando no se reúnan los requisitos del anterior se podrá suprimir un Municipio, en cuyo caso éste pasará a formar parte de uno o más municipios vecinos”.
Si bien los expertos explican que muchas veces la propia población se niega a moverse de su lugar de origen, donde tiene reconocimiento, identidad e historia, existen mecanismos de integración que concentren los servicios básicos en centros regionales.
La experiencia apunta a que los municipios más grandes, que abundan en el norte del país, tienen mejor capacidad competitiva. Desde su visión, lo ideal no sería eliminar los municipios que ya existen, sino plantear modelos de planeación regional que articulen varios municipios.
Para Anzaldo Gómez, una estrategia viable sería reconocer los centros regionales como encargados de suministrar servicios, mejorar el presupuesto y la infraestructura de estas ciudades de tamaño medio, sin necesidad siquiera de cambiar la delimitación municipal. Sobre la escasa preparación de los gobernantes en municipios pequeños, cree que extender a más años la administración de ayuntamiento, o incluso aprobar la reelección para este nivel de gobierno, podrían beneficiar a un mejor manejo de los recursos.

Mayor y menor población en el estado
Más población Menos población
Veracruz Landero y Coss
Coatzacoalcos Aquila
Xalapa Coetzala
Córdoba Tuxtilla
Fuente: Censo de Población y Vivienda INEGI 2010

Población y presupuesto por habitante
Municipios Más Poblados Municipios menos poblados
Población sumada Población sumada
1 millón 511 mil 463 habitantes 7 mil 664 habitantes
Presupuesto promedio por habitante Presupuesto promedio por habitante
mil 619 pesos anuales 3 mil 627 pesos anuales
Fuente: Censo de Población y Vivienda INEGI 2010

Nivel de pobreza y rezago social
Municipios menos poblados
Landero y Coss Aquila Coetzala Tuxtilla
Pobreza alimentaria Medio Alto Bajo Bajo
Pobreza de Patrimonio Malo Muy Alto Alto Bajo
Grado de rezago social Alto Alto Bajo Alto
Municipios más poblados
Veracruz Coatzacoalcos Xalapa Córdoba
Pobreza alimentaria Bajo Muy Bajo Muy Bajo Muy Bajo
Pobreza de Patrimonio Bajo Bajo Muy Bajo Muy Bajo
Grado de rezago social Muy Bajo Muy Bajo Muy Bajo Muy Bajo
Fuente: Mapas de pobreza y rezago social 2005. Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social.

Grado de marginación municipal
Municipios menos poblados
Landero y Coss Aquila Coetzala Tuxtilla
Alto Muy Alto Muy Alto Alto
Municipios más poblados
Veracruz Coatzacoalcos Xalapa Córdoba
Muy Bajo Muy Bajo Muy Bajo Bajo
Fuente: Índices de marginación 2005. Consejo Nacional de Población.